viernes, 3 de febrero de 2017

Huaicos, desbordes y erosión del río Rímac ya se habían reportado desde el 2010

Estudio de Ingemmet reveló en el 2010 los puntos con riesgo de sufrir daños como resultado de las intensas lluvias que ocurren hoy en la capital peruana.

Efectos como los ocurridos este año en el río Huaycoloro, quebrada Canto Grande y río Rímac fueron identificados por el INGEMMET (Instituto Geológico Minero y Metalúrgico) en el Proyecto “Peligros Geológicos en Lima Metropolitana y El Callao”. El estudio, que se ejecutó entre los años 2008 y 2015, emitió el 2010 un reporte denominado: "Zonas críticas por peligros geológicos y geo-hidrológicos en Lima Metropolitana" donde detalla que las viviendas que se ubican en las márgenes de los ríos Rímac, Chillón y Lurín pueden ser perjudicadas debido a las fuertes lluvias.

En el informe final del Proyecto (Boletín 59 de la serie C del INGEMMETse revela que la capital peruana presenta 107 puntos en riesgo de ser afectados por múltiples fenómenos geo-hidrológicos, entre ellos el desborde y erosión fluvial (cuando el río socava sus riberas) ante crecidas extraordinarias, Así mismo menciona todos los sectores de Lima a ser afectados por huaicos o desprendimientos de rocas: no solo por lluvias, sino también por sismos.

La Msc. Sandra Villacorta líder del proyecto, explicó que la mayoría de las zonas críticas identificadas ante estos fenómenos están ubicadas en asentamientos humanos o en zonas donde se construyó sin criterio técnico. "Las zonas críticas por desbordes y erosión fluvial están en ambas márgenes de los ríos Rímac, Chillón y Lurín, y lluvias que superen lo normal pueden producir crecidas excepcionales que afecten las viviendas construidas en sus terrazas aluviales y estas construcciones se queden sin base y cedan” explicó la especialista.

Río Rímac eleva su cauce (foto tomada de: http://trome.pe/
actualidad/rio-rimac-aumento-caudal-amenaza-desbordarse
-video-fotos-38841?foto=1)
Zonas en alto riesgo por inundaciones y erosión fluvial en época de lluvias

Entre las zonas que poseen una alta amenaza ante inundaciones y erosión fluvial del río Rímac en época de lluvias intensas se encuentran: Huampaní, Carapongo, Chosica, San Martin de Porres, San Juan de Lurigancho, ATE, Los Olivos, entre otras. En el estudio se menciona la posible afectación de puentes antiguos como Puente Dueñas, Puente del Ejército y Morales Duárez que pueden verse afectado por la erosión fluvial del río Rímac. El estudio menciona que en la zona de San Diego, en San Martín de Porres, existe un alto riesgo de inundaciones, como la ocurridas en 1998 y 2001, cuando se desbordó el río Chillón afectando a muchas viviendas.

En el estudio, publicado el 2015, ya se mencionaba sectores como Huaycán (ATE), las quebradas Las Cumbres (Chaclacayo), Huaycoloro, Pedregal, La Cantuta (Chosica), Chocas y Caballero (Carabayllo), como zonas en permanente peligro por la ocurrencia de huaicos. Asimismo, entre las zonas donde además de huaicos se producirían desprendimientos de rocas, destacan: La Rinconada (San Juan de Miraflores), Collique (Comas) y (Jose Carlos Mariategui) San Juan de Lurigancho, 

Recomendaciones del Estudio

"Todos las zonas críticas por peligros geológicos y geo-hidrológicos (hidrometeorológicos) que han sido identificados en el estudio presentan recomendaciones de solución que las autoridades provinciales y distritales podrían tomar en cuenta para planificar programas de prevención que minimicen los riesgos ante estos fenómenos naturales que ocurren cíclicamente en nuestro país", agregó la Msc. Villacorta.

El desborde del río Huaycoloro  empujó el puente del mismo
nombre  varios metros. (Foto: Agencia Andina)
Entre las sugerencias figuran mantener y mejorar las defensas ribereñas, evitar el arrojo de basura o desmonte a los ríos, no emplear áreas de relleno para la construcción, además de que se mantengan limpios los cauces: “es necesario aprovechar las épocas de estiaje para esta labor. Todo el año se deberían ejecutar acciones de prevención, no solo esperar a la época de lluvias para atender esta problemática” puntualizó la experta.

La especialista finalizó señalando que "sabiendo que nuestro país cuenta con unas condiciones geológicas y climáticas complejas, se tendría que estar mejor preparado para mitigar los efectos de estos fenómenos. Para ellos es necesario estudiar los eventos antiguos y no solo los más recientes. Además, hacen falta más estaciones meteorológicas para pronosticar con mayor anticipación las lluvias en la región y no agarrarnos desprevenidos” aseveró.

Links relacionados:

Especialistas explican el fenómeno "El Niño Costero" de este año
Zonas críticas por huaicos en Chosica (Lima)
Boletín 59 de la serie C del INGEMMET
Estudio sobre paleo-inundaciones en el río Rímac